Aires mediterráneos (Tour con Misley por las mejores playas de España – Parte I)

Ya lo cantaba Joan Manuel Serrat:

Qué le voy a hacer, si yo
nací en el Mediterráneo

 Y es que este mar interior —es el segundo más grande del mundo y de ahí viene su nombre Mar Medi Terraneum,«mar en medio de las tierras», pero se le ha llamado Mare Nostrum y también «el Gran Verde»— que baña Europa, África y Asia conforma a los oriundos y da carácter: no en vano fue testigo de muchas civilizaciones antiguas, como la de egipcios, fenicios, hebreos, griegos, cartagineses y romanos. Ahí es nada.

Es cálido como sus gentes, con un clima muy característico que los turistas ansían en verano, y una gastronomía que hace las delicias de todos y que ha sido declarada como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO.

Lo cierto es que hablar de cultura mediterránea es referirse a la calidad de vida que Misley asegura, a la búsqueda de los placeres, en un hedonismo muy marcado que busca esos rayitos de sol matutinos que bronceen la piel, la siesta después de un banquete rico, las copas de vino al caer la tarde y un look fresquito para despedir el día a las orillas del mar.

Antes de irnos de tour contigo por el litoral mediterráneo por las mejores playas que ofrece —o una selección, al menos, porque las calas son infinitas…— desde Misley te animamos a que te pongas guapa. Para eso proponemos estas dos piezas para cualquiera de estos planes, que incluyan remojar los pies en la orilla. El vestido Cu-chi midi tencel con tirantes anchos, de un color parecido a la de la tierra mediterránea, y este top Tay amplio de rayas horizontales.

https://wearemisley.com/producto/cu-chi/

https://wearemisley.com/producto/tay/

 

Ahora que estás divina, ¿te vienes? Empezamos por el noroeste y vamos bajando hasta el sureste, ¿de acuerdo? 

 

 

–        Cala d’Aiguablava, Begur

–        Cala Fredosa, Cap de Creus

–        Cala Pola, Tossa de Mar

Cataluña es la orgullosa propietaria de nada más y nada menos que 800 kilómetros de calas salvajes en la Costa Brava, de los grandes arenales de la Costa Daurada o las playas escondidas a media hora de la gran urbe de Barcelona. De piedras o arena fina, con acantilados, planas… Hay toda una oferta para que te deleites con rincones ocultos —investiga por la zona del Garraf— y que luego saborees esa tradición marinera en los restaurantes del puerto.

–        Cala La Granadella, Jávea, Alicante

La Comunidad Valenciana es uno de los principales destinos turísticos españoles. Pregunta a cualquier extranjero, por curiosidad, si conoce Alicante. Te dirá que sí. Además, tiene Benidorm y Torrevieja, muy famosas. Hay nada menos que 300 días de sol al año y una temperatura media de 15 grados, lo que sitúa este entorno en la escala de los más envidiados del mundo. Date un chapuzón en las aguas levantinas y explora desde la Costa Blanca hasta la Costa del Azahar.

–        Calblanque, Cartagena

–        Cala Cortina, Cartagena

–        Playa la Carolina, Águilas

En la esquinita inferior de la península, a la derecha, tenemos una región poco explorada pero muy disfrutada, sobre todo en verano. Con sus 250 kilómetros de costa, goza de aguas mucho más cálidas —por eso se le conoce como Costa Cálida— y tiene algunas playas muy populares, como estas que os mostramos. Con arena blanca y aguas cristalinas, con acantilados espectaculares y un ambiente de localidades pesqueras puras, también tiene el Mar Menor, que es la laguna de agua salada más grande del mundo, con un ecosistema totalmente diferente que, por desgracia, se encuentra en serio peligro en la actualidad; pero que merece la pena visitar.

 

Ahora sí, con el sol todavía en la piel y ese regusto de sal, nos despedimos con el resto de la canción de Serrat, que habla mejor que Misley de qué significa ser mediterráneo.

Quizás porque mi niñez
Sigue jugando en tu playa
Y escondido tras las cañas
Duerme mi primer amor
Llevo tu luz y tu olor
Por dondequiera que vaya
Y amontonado en tu arena
Guardo amor, juegos y penas

Yo, que en la piel tengo el sabor
Amargo del llanto eterno
Que han vertido en ti cien pueblos
De Algeciras a Estambul
Para que pintes de azul
Sus largas noches de invierno
A fuerza de desventuras
Tu alma es profunda y oscura

 A tus atardeceres rojos
Se acostumbraron mis ojos
Como el recodo al camino
Soy cantor, soy embustero
Me gusta el juego y el vino
Tengo alma de marinero

Qué le voy a hacer, si yo
Nací en el Mediterráneo
Nací en el Mediterráneo
 

Y te acercas, y te vas
Después de besar mi aldea
Jugando con la marea
Te vas, pensando en volver
Eres como una mujer
Perfumadita de brea
Que se añora y que se quiere
Que se conoce y se teme
 

Ay, si un día para mi mal
Viene a buscarme la parca
Empujad al mar mi barca
Con un levante otoñal
Y dejad que el temporal
Desguace sus alas blancas
Y a mí enterradme sin duelo
Entre la playa y el cielo
 

En la ladera de un monte
Más alto que el horizonte
Quiero tener buena vista
Mi cuerpo será camino
Le daré verde a los pinos
Y amarillo a la genista
 

Cerca del mar, porque yo
Nací en el Mediterráneo
Nací en el Mediterráneo
Nací en el Mediterráneo

 

 

Deja una respuesta

X
Add to cart
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad