La historia de las brujas: especial Halloween

¿Qué obsesión tenemos con las brujas?

Porque a nosotros en Misley nos obsesionan, sí, y nos encantan. Pero en toda Europa sucede lo mismo. Durante todo el siglo XVII se les persiguió en casi todos los países, incluyendo el nuestro. Hoy, en el día de Halloween, os traemos un especial para que conozcáis su historia.

A pesar de que se pensaba que las brujas practicaban rituales satánicos y todo tipo de sacrificios, quizá ellas tengan un pasado un poco injusto que enraíza en una concepción patriarcal del sistema. El feminismo está destapando estas supuestas atribuciones de la cultura popular a las mujeres de narices con verrugas, calderos y pócimas mágicas… que no hacían sino afear a las mujeres que, precisamente, más tenían que dar dentro de una sociedad que claramente no estaba preparada para ellas.

Es decir: como chica Misley, quizá tú también seas un poco bruja.

 

Pero tranquila, que esto solo quiere decir cosas buenas.

Para empezar, la propia palabra —en inglés «witch»—, proviene etimológicamente del término «baq» en egipcio, que significa «poder femenino», «mujer de poder», «mujer que conoce su poder y lo usa», «mujer que conoce las palabras mágicas o de poder».

O sea, que como chica Misley un poco bruja, tú eres bien consciente de tu poder. Y esperamos que lo uses. Y mucho.

 

En el pasado, las brujas que se quemaban en la hoguera solían ser las «mágicas», a las que se atribuían todo tipo de capacidades extraordinarias y aparentemente perniciosas. Pero era el miedo de los demás lo que llevaba a esas conclusiones.

Las brujas eran las mujeres inteligentes, independientes, con criterio propio, y muy a menudo, las que no habían tenido familia por unas razones u otras.

La mujer independiente de hace unos siglos era mirada con recelo por la sociedad, y automáticamente se le atribuían todo tipo de condiciones terroríficas.

 

¿Quieres conocer a algunas brujas de la Historia? ¡Ahí van 3 ejemplos!

  1. A Ana Bolena, segunda esposa del rey Enrique VIII de Inglaterra, se le demandó por bruja. ¿El motivo? Decían que tenía seis dedos en una mano y tres pechos.
  2.  Las Brujas de Salem, que, tras los famosos juicios, se reconocieron como fallidos. Muchas de las acusadas por brujas comían pan con centeno, que les provocaba epilepsias, y eso era tomado como síntoma de brujería.
  3. Las Brujas de Zugarramundi, en Navarra. Ya en nuestro país, la Inquisición persiguió a estas mujeres, de las que algunas se reconocieron culpables por los crímenes acusados y otras no; pero todas ardieron en la hoguera.

 

Ya sabéis: como chicas Misley, estas «brujitas» dan miedo, sí, pero otro tipo de miedo. El miedo que da, más bien, una mujer segura de sí misma, con un mundo interior rico y un exterior variado que la sepa representar a la perfección.

Cuéntale al mundo quién eres, bruja.

 

Plan del mes: ¡que no te den calabazas!

Hay muchas personas que sienten placer ante la sensación de terror. ¿Sabías que, cuando sientes miedo, se dispara una sustancia llamada adrenalina, pero también una dosis de dopamina? Esta última sustancia es la que se asocia al placer, y sucede por un condicionamiento ante ciertos estímulos. Ese es el motivo de que te encanten las pelis terroríficas… o de que tengas ganas de estar terroríficamente atractiva.

 

Se acerca Halloween, o el día de todos los Santos, y es un momento idóneo para hacer planes. ¿Tienes ya pensado qué harás esa noche? Lo que está claro es que, con Misley, no te darán calabazas.

 

Las tradiciones del mundo anglosajón se han importado paulatinamente hasta nuestro país y no es raro ver calabazas pintadas por doquier, sobre todo para las fiestas de los más peques, con esos colores típicos de Halloween que son el negro, el blanco, el naranja y el violeta.

 

Nosotros en Misley te traemos una propuesta con una rebaja especial para un día especial, perfecta si quieres pedir el «truco o trato», negociando en dulces o en besos, por ejemplo. Elegimos el tono claro para dulcificar el día, dándole un aura inmaculada, y un estampado sutil que te convertirá en la más elegante de Halloween.

 

Nada menos que nuestro vestido Guerir, de manga francesa larga y estampado con el blooming azafrán. Por su corte, favorece a todo tipo de siluetas, ya que la caída hasta por encima de la rodilla quedará bien con un par de medias ligeras, si ya va haciendo fresquito en tu zona, o con unos botines y piernas al aire. Con poco que le añadas —un bolso, una bufanda, incluso un make up llamativo para disfrazarte en el día de Halloween— conseguirás un efecto increíble. Y lo mejor es que podrás reutilizarlo en muchos otros eventos geniales, en veladas extraordinarias o en tu día a día.

 

https://wearemisley.com/producto/guerir/

 

Ahora sí, una vez que lo tienes encargado o apuntado en la Wish List, resumimos los tips para que no te den calabazas.

¿Cómo sentirte terroríficamente atractiva?

 

  1. Con la ayuda de Misley, claro, que te trae el vestido Guerir a casa, directo a tu armario.
  2. Con un maquillaje sutil y natural, y un peinado que te favorezca. Recógetelo en una cola alta para un toque informal; déjatelo suelto si quieres seducir.
  3. Con una calabaza tipo bolso para una noche de Halloween inolvidable.
  4. Con accesorios de telarañas y fantasmitas en forma de broches, de imperdibles o de pasadores.
  5. Con una decoración de velas con cera derretida para cerrar la mejor noche del año. Y una botella de vino, claro.

 

Y, por si todo esto se te queda corto, acuérdate de que lo más importante es la dopamina. Esa que nos protege frente al miedo.El miedo de ser o no ser lo que los demás esperan…

 

Siempre que dudes sobre cómo potenciar tus cualidades, recuerda que no necesitas nada más que un vestido holgado con un estampado discreto como nuestro Guerir para que todo tu potencial salga a relucir.

 

No hace falta nada más que esto: que seas tú misma, que celebres el día de todos los Santos con la mejor disposición, y que te acuerdes de divertirte como una niña… y de negociar el «truco o trato» como una auténtica experta.

 

¡Misley está contigo en tu mejor versión!

 

Feliz Halloween.

 

 

La filosofía del pequeño comercio: 7 pasos para una prenda Misley

¿Conoces lo que se llama «pequeño comercio»?

 

En estos tiempos de gigantes, de multinacionales potentes con envíos masificados, de producción sin fin y de dudosos códigos productivos; el pequeño comercio es aquel negocio independiente que sigue apostando por un trato personalizado, por instaurar principios éticos en la elaboración de la prenda y por preservar el medio y a las personas involucradas.

 En ese sentido, Misley se enorgullece de presentar aquí, para ti, su proceso creativo y de fabricación, para que conozcas los 7 pasos que sigue una prenda desde su concepción hasta tu armario, porque valoramos estas piezas de la cadena que formamos juntos.

 

  1. La filosofía total green empieza desde el primer paso del proceso de elaboración de una prenda. La inspiración viene directamente de paisajes, entornos naturales, ciudades, pueblos o países del mundo que quieran retratarse e inmortalizarse en su plena esencia. Por ejemplo, Vietnam: ¿le has echado un ojo?
  2. A partir de ahí se elige la gama cromática y los estampados. La ilustradora, Ania, recibe márgenes de proporción de imágenes, qué elementos tendría que llevar la prenda… y trabaja libremente para que pueda desarrollar su talento en todo su potencial. También valoramos mucho el buen trato en las funciones creativas que son propias a cada miembro del equipo.
  3. Más tarde se hace pedido de tejido; con o sin accesorios, dieses, cremalleras, botones… Todo lo que comporta una prenda en cuanto a materiales. En el caso del tricot, por ejemplo, existe todo un mundo alternativo, así que nos adaptamos a las necesidades de cada una de las telas.
  4. Por otro lado trabajamos con la patronista, Trini: se hacen las bases con ella y las pruebas necesarias para asegurar que el patrón está correcto. De ahí se imprimen los escalados —las tallas—. Además, la marcada óptima —cómo colocar las piezas de cada talla para optimizar el pedido—. Ya ves que no desperdiciamos nada en Misley, tenemos política de residuo 0.
  5. El tejido se manda a estampar o tintar, siempre en pieza. Trabajamos con proveedores con certificados de calidad y de materiales reciclados y orgánicos. También elaboramos con dos talleres la etiqueta de marca, de talla, de composición, una de cartón…
  6. Todo, todo, se hace en trato personal en talleres de proximidad, en España; cada uno es de una parte distinta —Madrid, Castellar del Vallès, Castelltort, Argentona, Sabadell, Barcelona y Alcover, Badalona, San Román, Hospitalet…—. Siempre con un salario justo y adecuado.
  7. ¿Y el transporte?: ¡a manos de los mismos fabricantes! Vamos en furgo para repartir a los 3 talleres el equipo de Misley, donde preparamos las cajitas a nivel personalizado, también con fichas técnicas y materiales cuantificados. Se calculan los números para ver el precio rentable y competitivo —«es la parte más complicada», confiesa Montse de Misley, «porque siempre te lleva el corazón…»—. A todo eso, se suma el equipo de redes, de imagen y textual, así como de web.

 

¿Por qué es importante que sepas esto?

 

  • Pues, por un lado, porque el mundo se cambia poco a poco cuando elegimos cómo consumir. Pieza a pieza; paso a paso. Y estamos seguros de que te importa el proceso que hay detrás de las prendas que luces diariamente, que a su vez marca la calidad y la perdurabilidad de las mismas.
  • Por otro lado, porque si haces una devolución, todo ese proceso se deshace un poco. Hay un engranaje manual que se activa, casi de forma artesanal, en estas producciones pequeñitas. Durante ese plazo de devolución, es posible que le prives a otra persona de una talla concreta. ¡Por eso te pedimos que seas muy consciente de esto cuando le des a la tecla del rewind!

 

Ahora tú eres parte de nuestro equipo. ¡Gracias y bienvenida!

X
Add to cart
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver Política de cookies
Privacidad